Modelos de Enseñanza-Aprendizaje

clase-2

  1. DESAFÍOS EDUCATIVOS EN LA SOCIEDAD ACTUAL

 

1.1.Introducción. Algunos datos para empezar

 

La crisis de la educación ya no se presenta como un fenómeno de insatisfacción en el cumplimiento de demandas aceptadas, sino como una expresión particular de la crisis del conjunto de las instancias de la estructura social: desde el mercado de trabajo y el sistema administrativo hasta el sistema político, la familia y el sistema de valores y creencias.

Para conocer  el diagnóstico actual en educación es preciso aceptar, como punto de partida, que estamos viviendo un profundo proceso de transformación social. No nos hallamos ante una de las tantas crisis coyunturales del modelo capitalista de desarrollo, sino ante la aparición de nuevas formas de organización social, económica y política.

Entrados en el siglo XXI el proceso histórico, marcado por las investigaciones científicas y avances tecnológicos, nos lanza a una época de cambios profundos en la conciencia humana. Está surgiendo la conciencia social. El desarrollo tecnológico ha ido ganando en velocidad, sin perder de vista las coordenadas de tiempo y espacio y su necesaria redefinición para comprender el alcance de su impacto de nuestra civilización.

Estas dos coordenadas de espacio y tiempo, exigen una redefinición, junto al concepto de realidad. La modernidad comprime y pliega el tiempo y el espacio; la posmodernidad, aún más. Malagón distingue dos características del progreso:

1º El progreso es intermitente en el tiempo. Esta intermitencia está sujeta a vicisitudes. Largo periodos de estancamiento suceden a épocas de efervescencia.

2º El progreso es expansivo en el espacio. El impacto de todo ello que a de producir en el cuerpo social no es fácilmente previsible. Se requerirá una nueva forma de articulación entre individuo y sociedad.

La sociedad industrial ha quedado atrás y es absurdo pretender mantener formas y prácticas educativas que pertenecen a una sociedad ya caduca porque son, evidentemente, formas y prácticas educativas también caducas (…).

Hay algunos rasgos centrales que emergen en  la sociedad  del conocimiento y que constituyen realidades que no nos pueden pasar desapercibidas tanto para la  reflexión como las posibles estrategias de acción en el ámbito educativo, y más concretamente en el ámbito escolar.

1.2.De la sociedad de la información a la sociedad del conocimiento

 

Lo novedoso del actual proceso de transformación es el papel que desempeña el conocimiento y la información tanto en la propia producción como en el consumo. El cambio fundamental sería, en este sentido, el paso de un sistema de producción para el consumo de masas a un sistema de producción para el consumo diversificado.

La educación, entendida como la actividad a través de la cual se produce y se distribuye el conocimiento asume, por lo tanto, una importancia históricamente inédita en, al menos, dos sentidos:

a)       Desde el punto de vista político –social.

En este sentido, parece evidente que las pugnas por apropiarse de los lugares donde se produce y se distribuye el conocimiento socialmente más significativo constituirán el centro de los conflictos sociales del futuro. Esto significa que los educadores, los científicos, los intelectuales y todos aquellos que se encuentran involucrados en la producción y la distribución de conocimientos desempeñarán un papel muy importante tanto en la generación de conflictos como en su solución. (cfr. “El precio del conocimiento”  Autogestión).

b)       Desde el punto de vista de los contenidos de la educación.  En este aspecto, el desarrollo impresionante de las tecnologías de la información provoca la necesidad de evitar que se produzca aquello tan temido por Hanna Arendt: la separación definitiva entre conocimiento y pensamiento.

Si sucediera que conocimiento y pensamiento se separasen definitivamente, nos convertiríamos en impotentes esclavos no tanto de nuestras máquinas como de nuestro hacer, irreflexivas criaturas a merced de cualquier artefacto técnicamente posible, por muy mortífero que fuera.

 

Las tecnologías actuales poseen una enorme capacidad de acumular y procesar información. Este proceso, llevado a su extremo, supondría que seríamos incapaces de entender, de pensar y de hablar de aquello que, sin embargo, podemos hacer. La ciencia avanza en esta línea, y existe un riesgo evidente de que las decisiones acerca de CÓMO utilizar nuestros conocimientos científicos escapen a nuestro control.

La reflexión acerca del papel de la educación en la sociedad y en su desarrollo implica en consecuencia abordar el doble problema de definir los conocimientos y las capacidades que exige la formación del ciudadano y la forma institucional a través de la cual ese proceso de formación debe tener lugar.

¿Quién crea los contenidos escolares? Las instituciones escolares no crean el contenido del proceso de socialización. Al contrario, es el contenido de la socialización lo que define el diseño de las instituciones escolares. Es decir, los contenidos escolares están en función del ámbito social, político, cultural en el que se plasma de ideología a través de la administración educativas, es decir la selección de contenidos viene enmarcada por los decretos en los diferentes niveles de concreción curricular (que veremos más detenidamente en el tema 5).

La escuela fue creada para transmitir determinados mensajes, que exigían una organización institucional como la que conocemos. Pero hoy es preciso preguntarse si la escuela será la institución socializadora del futuro y si la formación de las generaciones futura exigirá este mismo diseño institucional. Nadie está en condiciones de brindar respuestas categóricas a estas preguntas.

La profundidad del proceso de cambio social que tiene lugar actualmente nos obliga reformular las preguntas básicas sobre  el papel del maestro, sobre quienes asumen la responsabilidad de forma a las nuevas generaciones y sobre qué legado cultural, qué valores qué concepciones del hombre y de la sociedad deseamos transmitir.

         

  1. LA POTENCIALIDAD EDUCATIVA DE TODO CONOCIMIENTO

Vemos como las estructuras educativas se encuentran desfasadas frente al vertiginoso cambio social y tecnológico. El anacronismo afecta tanto en lo que atañe al currículum como en lo que concierne a los métodos didácticos y a la burocracia estructural.

El currículum escolar es un documento escrito que diseña el ámbito educativo y la estructuración del programa educativo proyectado para la escuela. (Beaucham, 1981).

Gimeno Sacristán y Pérez Gómez (1983) identifican cinco concepciones diferentes del currículum:

ü  estructura organizada de conocimiento,

ü  sistema tecnológico de producción,

ü  plan de instrucción,

ü  conjunto de experiencias de aprendizaje,

ü  solución de problemas.

¿Qué es el currículum? El currículum es el eslabón entre la cultura y la sociedad exterior a la escuela y la educación, entre el conocimiento o cultura heredada y el aprendizaje de los alumnos. El curriculum debe ser un proyecto que preside las actividades educativas escolares.

El currículo escolar ha de ofrecer los medios para posibilitar el análisis crítico y constructivo de nuestra sociedad, que facilite el conocimiento real de la situación mundial, creando una conciencia de compromiso activo frente a las desigualdades y posibilitando los instrumentos para la intervención en la transformación  social[1].

 

Sin embargo nos encontramos ante un currículum de cafetería, con muchas asignaturas optativas, con el  fin de  adaptarse a las necesidades muy diversas de una población escolar…pero la mayor diversidad sólo lleva consigo una incoherencia crónica en la experiencia curricular y el declive de cualquier sentido de comunidad u objetivo común en el marco fragmentado y burocrático[2].

El reto ante el que nos encontramos es no sólo concebir, sino también estructurar el currículum tanto como: proyecto a realizar (diseño) como acción que se verifica en los sujetos que intervienen (desarrollo).

Las exigencias de la sociedad  requieren  considerar el  currículo como un plan de enseñanza configurado por un conjunto de experiencias de aprendizaje.  Se trata no sólo de  desarrollar el conocimiento, sino también a CÓMO se desarrolla dicho  conocimiento.

Crear situaciones de aprendizaje experiencial y significativo, favorecer experiencias prácticas y teóricas como una unidad de acción educativa. Transferir los conocimientos a las diversas y cambiantes situaciones de la práctica, desde una dimensión aplicativa.  Descubrir el trabajo de equipo como  potenciador de  una actitud  dialógica, capaz de consolidar una cultura que apuesta por la colaboración.

Ello exige una nueva manera de enseñar. Una enseñanza que supone volver a pensar los lugares, los tiempos, las relaciones y las formas en las que se concreta el proceso de enseñanza y de aprendizaje. Aprender a ser no es una dimensión más, aprender a ser es la columna vertebral del cuerpo y del alma. Es por ello por lo que la educación integral debe desarrollar todas las dimensiones de las personas. Conocimientos, procedimientos, actitudes, así como las capacidades personales, deben complementarse todas ellas, combinarse para que efectivamente pueda decirse que se posee competencia.

 2.1.Tipos de conocimiento

Por epistemología entendemos teoría del conocimiento. Es importante que tengamos claro la relación entre los diferentes tipos de conocimientos y ver con un poco más de detenimiento cómo es el proceso de reconstrucción del conocimiento sobre la realidad (Zabala, 1999):

La enseñanza tradicional de carácter propedéutico  ha  provocado una desvinculación entre el conocimiento cotidiano y el científico y viceversa, de manera que la mayoría de nosotros dispone simultáneamente de dos tipos de conocimientos:

 2.1.1. Conocimiento cotidiano. el que nos sirve en nuestra vida diaria.

    se centra en problemas significativos para cada alumno concreto,

  •    visión localista de la realidad,
  •    visión de lo personal y previsión a corto plazo,
  •    tratamiento anecdótico,
  •    predominio de los intereses y lo emotivo.

 2.1.2. Conocimiento científico, el que, a pesar de poseerlo, solamente sabemos utilizar en contextos académicos (conocemos una ley física, una regla morfosintáctica,  interpretamos y actuamos ante fenómenos físicos sin relacionarlos con aquella ley o escribimos sin ayudarnos del conocimiento gramatical que poseemos).

    centrado en la investigación sistemática,

  •    previsión a largo plazo,
  •    de lo ambiental e institucional,
  •    es un saber organizado, más ligado a la reflexión,
  •    visión compleja y profunda.

 El problema surge cuando hay que establecer un vínculo entre el conocimiento científico y conocimiento cotidiano y viceversa.

2.1.3.Conocimiento escolar.Así pues, uno de los objetivo de la escuela será lograr que el conocimiento cotidiano sea lo más eficaz posible para dar respuesta a los problemas que la vida en sociedad plantean. Por este motivo el papel de la escuela ha de consistir en la reconstrucción, en la reelaboración y en la ampliación de estas estructuras o del conocimiento cotidiano, por medio de un currículum escolar o conocimiento escolar.

Este conocimiento escolar no puede ser una simple copia del conocimiento científico. Será necesario realizar un esfuerzo para  seleccionar y traducir los contenidos curriculares recurriendo a las fuentes disciplinares siempre que convenga, pero nunca desde su única visión sino acudiendo a los diferentes conocimientos desde un enfoque globalizador. El aprendizaje adquiere significado  cuando conocimiento cotidiano del alumno sea respuesta a los problemas que la realidad les plantea.

No hay enseñanza que pueda estar vacía de contenido. El diseño y desarrollo del currículum debe tener en cuenta de modo especial los contenidos y conocimientos de cada materia, respetando su estructura epistemológica, es decir su lógica interna específica, los avances y desarrollos científicos del momento. Ejemplo: el conocimiento matemático difiere del conocimiento de la lengua. De manera que cada área de conocimiento requiere de una didáctica específica.

El conocimiento cotidiano es un conocimiento vital, ligado a la acción, a la resolución de problemas prácticos y concretos.  En contraposición, el conocimiento científico es un conocimiento que se aproxima al mundo de forma más general y descontextualizado. Es preciso establecer un puente entre el conocimiento cotidiano y el conocimiento científico, para construir ese puente nos valemos del  conocimiento escolar.

Más que pretender asemejar o diferenciar formas de conocimiento, de lo que se trataría es de conectar lo cotidiano y lo científico en el contexto escolar, haciendo hincapié en la construcción de modelos cada vez con mayor poder explicativo.

 

  1.  ¿QUÉ ENTENDEMOS POR APRENDIZAJE?

 

3.1.            Etimología

El Diccionario de la Lengua Española define el término aprendizaje como ‘la acción y efecto de aprender algún arte, oficio u otra cosa’.  Proviene del latín ‘apprehendere’ que significa adquirir. Por lo tanto, aprender implica adquirir el conocimiento de algo por medio del estudio o de la experiencia.

El aprender como formación en el ámbito educativo, constituye una actividad propia del discente o educando y es el correlato o la continuación lógica de la enseñanza.  La enseñanza requiere un aprendizaje eficaz, si no se produce ese aprendizaje tampoco podemos hablar de enseñanza. Un aprendizaje va a ser considerado educativo cuando está relacionado con las finalidades fijadas en la educación.

Se trata de una actividad inmanente. El aprendizaje es inseparable de la propia esencia del niño. Es una actividad inmanente, es decir, inherente al educando y es perfeccionadora de dicho sujeto.

El aprendizaje como modificación interna es un fenómeno personal e intransferible. Pero como todo proceso está sometido a un conjunto de influencias provenientes del propio sujeto y del medio.

3.2.            El aprendizaje es siempre algo nuevo.

Definir el aprendizaje como cambio formativo significa reconocer que lleva consigo un germen de innovación.  Hacer consciente a la persona de los cambios que en él se operan es contribuir a la formación.

Por aprendizaje se entiende el modo en que la gente adquiere conocimientos y habilidades y el modo en que éstos se modifican. Tres criterios nos ayudan a discernir el aprendizaje:

ü  Produce un cambio de conducta o en la habilidad del sujeto.

ü  El cambio se produce como resultado de algún tipo de práctica o experiencia.

ü  El cambio es duradero.

El  objetivo central de la acción educativa es formar todas las dimensiones de la persona. Cuando hablamos de aprender a ser  concebimos a la persona  como una  realidad globalizante, en el que convergen  con todas las demás dimensiones: humana, social  y religiosa[3].

3.2.1.                  El aprendizaje implica un proceso, es decir, tiempo.

 

 

Pollard (1987) considera que al aprendizaje no puede ser entendido como un proceso simple de mera acumulación de contenidos: se trata de un proceso por el cual son adquiridos, comprendido, aplicados y extendido conocimientos, conceptos, habilidades y actitudes.

Esto implica que aprender consiste en adquirir un repertorio de estrategias cognitivas y metacognitivas que permitan a las personas relacionar la nueva información (conceptos, procedimientos o actitudes) con los conocimientos previos, y organizar esta nueva información en una estructura ordenada de esquemas.

Por este motivo, el aprendizaje no se puede limitar a actividades de mera repetición y memorización. Sin embargo repetir de forma rutinaria y mecánica la respuesta a una actividad es más fácil y rápida y por tanto lo más habitual es que los alumnos y maestros, estudiantes y profesores  limiten todas las actividades de aprendizaje a mera repetición. Esto implica desarrollar un bajo grado de complejidad en el pensamiento precisamente en una etapa de la vida más óptima de adquirir este utillaje.

Pues una de las finalidades en la educación primaria es enseñar a pensar. Esto pasa por acompañar al niño en el desarrollo de un pensamiento concreto a un pensamiento abstracto, es decir, lógico-matemático. No aprovechar los momentos óptimos que acompaña la psicología evolutiva durante el desarrollo de la infancia lleva consigo graves consecuencias en la madurez o no de esa persona, en los años posteriores.

 ENSEÑANZA. MODELOS DE ENSEÑANZA.

 

4.1.            Etimología

 

El Diccionario de Lengua Española define el vocablo enseñanza como la ‘acción y efecto de enseñar’.  El término ‘enseñar proviene del latín ‘insignare’, que significa señalar, mostrar algo a alguien. Atendiendo a la etimología, habrá  enseñanza siempre que se enseñe algo a los demás.

La enseñanza ha de ser eficaz, es decir, capaz de lograr el efecto que se desea o se espera, que es el aprendizaje del alumno. Es la actividad propia del docente que requiere o precisa de la predisposición del alumno para el aprendizaje.

La enseñanza, como tarea docente, es una actividad transitiva porque quiere producir una modificación o efecto en alguien.

La enseñanza adquiere todo su sentido didáctico a partir de su vinculación al aprendizaje. Se convierte así en un proceso interactivo entre docente y discente, (comunicación: escuchar y hablar, callar y decir. Más escuchar que hablar: tenemos una boca pero dos oídos) así como el contexto en el que los intercambios se producen. No sólo el maestro es protagonista de la enseñanza, sino que maestro, alumno y contexto participan activamente en ella.

4.2.            La enseñanza entre la teoría y la práctica

Concebimos la enseñanza es una práctica reflexiva y generadora de nueva teoría. El avance personal y profesional del maestro se realiza mediante la reflexión y mejora de la práctica, acompañada de la indagación de la misma y de la interacción con sus compañeros, promoviendo la mejora y la innovación en su toma de decisiones.

La práctica reflexiva aporta un nuevo saber al analizarse en su contexto, contemplando el conjunto de cambios y decisiones que en cada proceso de enseñanza – aprendizaje se van elaborando. La base, realizada creativa y reflexivamente se transforma en la razón esencial de la teoría y del avance del conocimiento.

La reflexión rigurosa desde la práctica facilitar la elaboración de un saber emergente y vivencial al que se le ha denominado conocimiento práctico.

4.2.1.                  El enseñar como actividad

En el niño existen diversos tipos de actividades que se desarrollan desde las distintas áreas de conocimiento y que deben tener como objetivo del desarrollo de las distintas competencias curriculares.  Veamos como Malagón plantea este abanico de actividades:

o   Como ser biológico, crece y se desarrolla.

o   Como ser cultural, es capaz de aprender y de saber.

o   Como ser filosófico, indaga en busca de la verdad, razona, y se plantea el carácter problemático que encierra todo canto cree saber.

o   Como ser moral, es capaz de percibir la virtud.

o   Como artista, puede gustar y saborear y crear belleza.

La enseñanza es una actividad encaminada hacia el aprendizaje y requiere ser comprendida en la complementariedad entre teoría y práctica. ¡En cuántas ocasiones la actuación del maestro fascina y engancha o aquel otro con el que parece que el reloj se detiene y no consigues interesarte por sus palabras por mucho empeño que se ponga!

Todos hemos vivido experiencias muy diversas en las aulas y en situaciones muy diversas de aprendizaje, momentos de tensión o clases magistrales que nos han dejado huella. Detrás de cada una de ellas existe una fundamentación de carácter teórico y metodológico. Debemos transformar la enseñanza en un proceso comprensivo y significativo para todas y cada una de las personas que se encuentran bajo nuestra responsabilidad.

4.2.2.                  Triple visión de la enseñanza

 

o   Artística. Compromiso reflexivo y creativo mediante el que se atiende a las diversas maneras de hacer y conocer del maestro en un proceso de enseñanza – aprendizaje; estilo de toma de decisiones apoyado en la originalidad y profundización del saber práctico.

o   Científica. Concepción del proceso de enseñanza como una actividad transformadora y rigurosa, empleando la metodología y argumentación características del saber científico.

o   Comprensiva. Estimación y valoración de la acción de la enseñanza en atención a la singularidad plural de cada estudiante, contexto y amplitud cultural aplicando el conocimiento en la mejora del proceso. (Medina, 2009)

4.3.            Modelos de enseñanza

El concepto de aprendizaje que se desprende del preámbulo de la Ley Orgánica de Educación (LOE, 2006) indica que los modelos de enseñanza deben encaminarse a desarrollar en los alumnos una capacidad de aprendizaje y una autorregulación del mismo para permitirles llevar a cabo un aprendizaje a lo largo de sus vidas.

Los modelos de enseñanza se definen por la naturaleza del contenido a enseñar, los procesos y las estrategias de aprendizaje a seguir, y el tipo de interacción social y así crear un  ambiente propicio para facilitar el aprendizaje. Conocer y aplicar  modelos de enseñanza son implica por tanto, un conocimiento estratégico para crear el ambiente y condiciones apropiadas.  Hopkins (2000) señala tres grandes modelos:

 

  • Modelo de enseñanza con toda la clase.

ü  Este es el modelo más común de todo el planeta y se caracteriza por ser el modelo en el que el maestro controla el aprendizaje de los alumnos y busca mejorar a través de la instrucción directa. Para ello el profesor utiliza la técnica de pregunta-respuesta con toda la clase, discusiones y actividades de aprendizaje conjuntas, con un sistema de metas claramente estructurado. Así mismo promueve la adquisición de estrategias de aprendizaje para la resolución de problemas, así como el desarrollo de habilidades sociales e interacción y de participación en grupos.

  •  Modelo de enseñanza mediante grupos de trabajo.

ü  Este modelo tiene un poderoso efecto en la motivación de los alumnos, pues promueve una acción colectiva. Requiere a de los alumnos el desarrollo de habilidades para la relación, negociación, comunicación, definición de los problemas, recogida de información y evidencias…

ü  Es un modelo flexible, los alumnos forman grupos de trabajo y llevan a cabo proyectos decididos por ellos mismos o indicados por el maestro Una vez llevado a cabo el proyecto por cada grupo, se exponen en clase los resultados obtenidos y las conclusiones a las que han llegado durante la realización del proyecto.

.

  •  Modelo inductivo

 

ü  Se trata de construir proyectos para verificar hipótesis. Este modelo requiere una considerable cantidad de tiempo para llevarlo a cabo, porque la naturaleza misma de la indagación exige que los alumnos desarrollo un proceso complejo de reflexión. Se potencia el aprendizaje mediante proyectos de investigación

¿Cuál es el modelo más adecuado para llevar a cabo una clase? No existe una receta ‘mágica’ para conseguir un aprendizaje adecuado, profundo, responsable. ¿Qué es lo que vamos buscando? Los modelos de enseñanza implican un modelo de aprendizaje, hay que tener muy presente cómo se conduce la enseñanza pues esto tiene un tremendo impacto en las habilidades de aprendizaje.

Cada modelo tiene sus propios propósitos que afectan a cómo organizar la enseñanza, pero también a los cambios que se producen en los alumnos por los procesos de aprendizaje que genera en ellos.  Algunos ejemplos de estas relaciones entre la enseñanza y el proceso mental que desarrolla en los alumnos a partir de la estrategia de aprendizaje que propicia son:

o   Los modelos de presentación con toda la clase desarrollan habilidades en los alumnos para extraer información ideas de las lecturas y presentaciones.

o   El trabajo en grupo desarrolla habilidades de aprendizaje para trabajar efectivamente con otros e iniciar una tarea cooperativa y colaborativa.

o   La enseñanza inductiva fomenta las habilidades de construcción de hipótesis y teorías a través de la clasificación, generando un proceso de pensamiento inductivo.

A lo largo de este temario se pretende facilitar algunas claves  que permitan profundizar en la teoría y práctica de la enseñanza. Descubrir que todo proceso de aprendizaje conlleva un modelo de enseñanza. Invitamos a los estudiantes de magisterio a que reflexionen cómo aprenden ellos. Pues de esta manera sabrán el estilo de enseñanza, es decir, la teoría que subyace en sus procedimientos. Este descubrimiento personal, significa hacer consciente y explicito todo aquello que realiza de forma rutinaria. Sólo tomando conciencia de esto podremos llegar a ser un maestro comprometido, reflexivo potenciando aquello que es válido y corregir  errores. Para esto no hay que esperar a obtener el título, estos años de estudiantes se pueden transformar en un aprendizaje entusiasmante y responsable.

 

Actividades para mejor comprensión y asimilación del tema.

 

  1. Autoevaluación
Items V F ¿Por qué? Razona tu respuesta.
La crisis de la educación es un fenómeno de insatisfacción en el cumplimiento de demandas aceptadas.

 

2. El concepto de realidad exige una redefinición.

 

La conciencia social es un hecho que existe desde siempre.  

 

La separación entre conocimiento y pensamiento es una realidad.

 

Las escuelas crean el contenido de proceso de socialización.

 

.
6. El currículum escolar describe tu plan académico cuando vas a solicitar trabajo.
La educación integral debe desarrollar todas las dimensiones de las persona.

 

8. Epistemología es el origen de las palabras.

 

El conocimiento escolar es la traducción didáctica del conocimiento científico.

 

El aprendizaje es inmanente.  

 

Una de las actividades importante en el aprendizaje es la repetición y memorización.

 

La triple visión de la enseñanza  es el conocimiento, habilidades y actitudes.

 

El modelo de enseñanza mediante grupos de trabajo es lo mejor.

 

 

 

2.- Elabora un índice del tema lo más detallado posible.

3.- Señala cuáles son las finalidades de la educación.

4.- Diferencias y semejanzas entre los tres tipos de conocimientos: el cotidiano, científico y escolar. Clasifícalo en un cuadro, con tres columnas señalando las características de cada uno. Reflexiona  de cómo se relacionan entre sí los distintos tipos de conocimientos con ejemplos.

5.- Indica cuál es la etimología de aprender y enseñar.

6.- Señala cuáles son las características del aprendizaje.

7.- Establece las relaciones entre enseñanza y aprendizaje.

8.- Elabora un mapa conceptual sobre la enseñanza como actividad en Malagón.

9.- Realiza un mapa conceptual con el concepto generador de ‘currículum’.

 

Para el diálogo:

 

a)      En el apartado: ‘Enseñar como actividad’ se afirma que: ‘Todos hemos vivido experiencias muy diversas en las aulas y situaciones muy diversas de aprendizaje, momentos de tensión o clases magistrales que nos han dejado huella’ ¿Puedes comentar alguna experiencia que te haya dejado huella?

b)     Plantear  temas que susciten cuestiones de actualidad en relación a lo leído. Acuerdos, desacuerdos y temas de interés a profundizar.

 

(*) Autoevaluación  Comprueba  las respuestas y arguméntales según el texto

 

V F
X
2. X
X
X
X
6. X
X
8. X
X
X
X
X
X

 

[1] ZABALA, A., Enfoque globalizador y  pensamiento complejo., 43.

[2] HARGREAVES, A.. Profesorado, cultura y postmodernidad., 86..

[3] MALAGÓN, T. Antropología social, 22.

Anuncios

Acerca de PitBox

https://pitbox.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Envía un comentario. ¡Necesitamos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s