La población española. Evolución de la población española. Desigual distribución espacial de la población y el peso demográfico español

la-poblacion-española-pitbox_blog

***

LA EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN ESPAÑOLA

Para el conocimiento de la evolución española, se utilizan una serie de fuentes de información, como los censos y los padrones, los nomenclátor, las estadísticas de movimiento natural y de migraciones, entre las más importantes. De la elaboración de estas fuentes se encarga a nivel nacional el Instituto Nacional de Estadística (INE).

España rebasó en 2007 la cifra de los 45.000.000 habitantes. En 2011 llegaba a los 47.100.000 habitantes pero debido a la crisis, esta cifra se redujo a 45.100.000 habitantes.

Durante la primera mitad del siglo XX se acentúa el ritmo de crecimiento y en cincuenta años se ganan más de nueve millones de habitantes gracias a los progresos médicos, a las mejores condiciones sanitarias e higiénicas y a los mayores recursos alimenticios.  Aun así, se produjeron algunos acontecimientos como la guerra en el norte de África en 1908, la gripe de 1918 y el desastre de la Guerra Civil.

En las décadas de 1950 a 1970 el crecimiento de la población alcanza sus mayores cotas, fruto de una mortalidad en declive y una natalidad muy alta, además de unas mejores condiciones económicas y sanitarias; no obstante, la salida de emigrantes durante los años cincuenta y sesenta fue un factor de contención muy importante.

Con el inicio de la década de 1980 se produce un cambio de tendencia: el crecimiento se hace más lento debido a la fuerte caída que experimenta la natalidad. Este débil crecimiento se ha mantenido hasta el censo de 2001. Sin embargo, en los últimos años se observa un crecimiento evidente del aporte de la población inmigrante.

DESIGUAL DISTRIBUCIÓN ESPACIAL

El proceso de ocupación y distribución de la población española sobre el territorio se puede resumir en las siguientes características:

  • Aumento generalizado de la densidad de población.
  • Oposición entre el litoral, donde se produce una fuerte concentración de población, y el interior, que aparece semivacío.
  • Concentración en las áreas urbanas frente al despoblamiento de las zonas rurales.

EL PESO DEMOGRÁFICO EN LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Las comunidades autónomas que reúnen mayor porcentaje de población son, por orden, Andalucía, Cataluña, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana. Las de menor son La Rioja y Comunidad Foral de Navarra.

Si utilizamos los valores de densidad de población, los resultados cambian. Las comunidades con valores más altos son: Comunidad de Madrid (756), País Vasco (296), Canarias (272) y Cataluña (224). Por encima de la media nacional pero sin superar la cota de los 100 hab./km², se encuentran las Comunidades de Andalucía y Galicia; en el polo opuesto están las comunidades autónomas que no superan los 50 hab./km², como es el caso de Aragón y las dos Castillas.

Mapa de densidad de población por provincias, año 2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE)

Mapa de densidad de población por provincias, año 2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE)

En síntesis, el mejor rasgo que define la distribución de la población española es la oposición entre un interior semivacío y un litoral denso y poblado. Es verdad que tanto en el interior como en exterior existen áreas que rompen con lo normal, como Madrid y Sevilla en el interior, o Huelva y Almería en el litoral.

FACTORES EXPLICATIVOS DE LA DISTRIBUCIÓN POBLACIONAL

Las causas que explican el mapa actual de distribución de la población son muy variadas. Las más importantes son de naturaleza geográfica, demográfica y socioeconómica.

Los factores geográficos que representan un mayor obstáculo para el asentamiento de la población son el clima y la altitud. Un clima de condiciones extremas no favorece la habitabilidad. Así, la gran mayoría de las provincias con bajas densidades son las que presentan unos climas más continentalizados o están ocupados en una gran parte por sistemas montañosos.

Los factores demográficos son la dinámica natural y estructura de las diferentes poblaciones. Éste factor está ayudando a consolidar la oposición interior-periferia; las poblaciones del interior son las que presentan un menor crecimiento natural y una estructura de población más envejecida, frente a un litoral expansivo apoyado en una población joven.

Los factores socioeconómicos son hechos o situaciones de naturaleza social o económica que atraen a la población hacia determinadas zonas geográficas o la repelen de otras. El factor básico de las desigualdades ha sido la emigración: ésta ha actuado como el auténtico motor impulsor de la redistribución de la población. Las corrientes migratorias internas se han originado por la concentración de las actividades económicas más productivas (industria, turismo, servicios) en unas pocas áreas (Madrid, Cataluña, Valencia, Andalucía).

CONCENTRACIÓN EN ÁREAS URBANAS Y DESPOBLAMIENTO RURAL

Uno de los rasgos más destacados de los cambios demográficos producidos en España en las últimas décadas ha sido la pérdida de importancia del peso demográfico de los municipios de menos de 10.000 habitantes, frente a la gran significación que han ido adquiriendo las medianas y grandes ciudades.

Acerca de PitBox

https://pitbox.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Historia y Geografía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Envía un comentario. ¡Necesitamos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s