Obsolescencia programada. Productos que dejan de funcionar al tiempo. Chip de obsolescencia, productos programados

***

Imagina que adquieres un producto en el mercado (por ejemplo, un teléfono móvil) y este empieza a darte problemas pasados los 18 meses desde su compra. Tiras el teléfono móvil y vas a comprarte otro, además de comprarte una impresora y un microondas. Pasados otros 18 o 24 meses el teléfono móvil empieza a darte problemas, la impresora te da un error al llegar a un determinado número de impresiones o tiempo, y finalmente el microondas deja de calentar a los cuantos años. ¿Casualidad? ¿Todo te pasa a ti? ¿Cómo puede pasar esto si sabemos que dos años se multiplican por dos o tres los conocimientos en altas tecnologías?

Pues bien, todo esto es algo normal.. Normal desde el punto de vista de los vendedores de productos, ya que instalan pequeños chips (llamados chips de obsolescencia) que programan la vida útil del objeto electrónico. Aunque no siempre instalan estos chips, en la mayoría de casos utilizan componentes internos de mala calidad que hacen que un producto moderno dure mucho menos tiempo que uno antiguo. Por ejemplo, un teléfono móvil que empieza a ir lento cuando tiene un año, un secador de pelo que empieza a funcionar mal, un microondas que deja de calentar lo suficiente al cabo de un tiempo, una impresora que pide una reparación que cuesta hasta tres veces más que su precio en el mercado, etc. Lo cierto es que, en resumen, la principal utilidad de este chip es obligar al usuario a que renueve el producto y que si le ha gustado ese mismo producto de esa determinada marca (por sus prestaciones), que vuelva a comprar ese mismo aparato o uno más sofisticado de la misma marca. Con esto consiguen unos aparatos muy buenos pero con una corta vida útil. No era mentira eso que decían los ancianos “las cosas de antes duraban más que las de ahora”, puesto que tenían toda la razón. Debido a que hacen cosas bastante buenas, no se pueden permitir el lujo de que nos quedemos con ellas todo lo que el producto daría de sí, ya que por esta regla de tres podríamos tirarnos con un teléfono móvil hasta 10 años, ya que si lo cuidamos y el dispositivo posee grandes características técnicas, éste móvil nos podría durar perfectamente todo ese tiempo. ¿Qué ocurre entonces? Pues que durante esos 10 años no comprarías ningún móvil porque el tuyo va perfecto, y eso no es bueno para el “mercado”. Ellos desean que vuelvas a comprarte otro, y a ser posible de la misma marca.. de forma que repitas este proceso constantemente en intervalos de tiempo muy pequeños, sabiendo perfectamente que los productos anteriores les quedaba el 60% o 70% de su vida útil.

EN APARATOS ELÉCTRICOS COMUNES

Sigamos con el ejemplo de los aparatos eléctricos. Si tu compras una impresora a fecha de hoy, sabiendo que hay millones de euros detrás de cada marca investigando sobre una impresión perfecta, impresoras con menos ruido y más sensibilidad en los inyectores, alta calidad de impresión con menos tinta, etc., no te explicas por qué una impresora que te has comprado hoy deja de funcionarte en cuatro o cinco años y que la anterior impresora que tenías te duró nueve o diez años. Esta gran diferencia —y que a la vez es sospechosa puesto que lógicamente un producto nuevo, al incorporar tantas mejoras técnicas, debería durar hasta cinco veces más que un producto antiguo— es debida al chip de obsolescencia, que lo único que hace es programar la fecha de muerte del aparato (no es muy común) o programar la fecha en la empezarán a aparecer “fallos” que harán que repares tu aparato o compres uno nuevo (esto es lo más común). En el caso de la impresora, sorprende que por cualquier fallo te digan que la reparación cuesta 100 € y que comprarte una nueva son sólo 50 €, lógicamente piensas que algo falla…

EN AUTOMÓVILES

No puedes entender cómo tu coche que tiene más de quince años no te ha dado ningún fallo (sólo de mantenimiento y reparaciones debido al desgaste del mismo) y que tu coche que tiene seis años haya tenido bastantes fallos. El problema, como hemos dicho en el apartado anterior, vuelve a ser porque tu viejo coche no tiene tecnología para funcionar y el nuevo sí la tiene. Una vez que acaba la garantía del vehículo, normalmente empieza a darte fallos inexplicables, que de hecho puedes llegar a pensar “¿y por qué no me lo ha hecho mientras estaba en garantía?”, pues querido amigo, es porque estaba todo programado. Un pequeño icono rojo te informa de que existe un “fallo” en el vehículo y que debes acercarte al taller oficial lo más pronto que puedas. Justamente aquí, el vehículo empezará a darte fallos que no tienen explicación y que te cuestan entre 100 y 300 euros cada vez que vas al taller. Es cierto que otras muchas veces es debido a fallos de verdad, pero éstos fallos normalmente siempre están dentro de la garantía (o no), puesto que el vehículo que pasa dos años sin fallos es un vehículo que tiene unas buenas prestaciones.

De hecho, hoy en día hacen coches que parecen acorazados.. No hay manera de que pueda romperse su motor ya que son motores durísimos, que aguantan altas revoluciones y todo tipo de aventuras y perfiles de conductor. Hace unos años cuando ibas a acceder al puesto de mecánico te preguntaban si sabías instalar o cambiar cilindros y pistones ya que eran los típicos problemas de los coches. Ahora te piden si sabes de tecnología para cambiar y reponer los sensores de fallos nuevos en los coches. Todo está relacionado con la tecnología. Ahora los coches dan fallos debido a que están envueltos en una red muy extensa de cableado y ordenadores que tienen totalmente programado el coche para que en una fecha exacta empiece a dar fallos. Es sorprendente.

Acerca de PitBox

https://pitbox.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en ¿Sabías que...?, Ciencia y Filosofía, Sin categoría, Tecnologías & Novedades y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Envía un comentario. ¡Necesitamos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s