Suicidio. Señales de peligro

Una persona efectúa un intento de suicidio cuando, de forma voluntaria e intencional, lleva a cabo una acción concreta para quitarse la vida, aunque con ella no logre tal cometido. Es posible que se trate efectivamente de un intento de quitarse la vida, pero en otros casos el individuo no quiere realmente morir y el intento sirve como expresión de una búsqueda de ayuda desesperada frente a una situación que le resulta insuperable. Todas las indicaciones verbales de intento de suicidio (amenazas de suicidio) ya sean directas o indirectas, deben ser consideradas seriamente, dado que, de cada 10 personas que se quitan la vida, 8 han anunciado su intención de hacerlo previamente.

Se observa una diferencia con referencia al suicidio en ambos sexos, ya que es mayor el número de hombres que el de mujeres que consuman el suicidio, mientras que los intentos de suicidio son más frecuentes en el sexo femenino que en el masculino. Los hombres suelen utilizar métodos más violentos (armas de fuego, ahorcamiento, precipitación o despeño y ahogamiento), mientras que las mujeres suelen utilizar fármacos y venenos o seccionamiento de venas.

Un grupo de riesgo elevado son los adolescentes, los ancianos, enfermos y pacientes que presentan trastornos mentales. Las tasas de suicidio fluctúan de forma estacional, con mayor número durante la primavera.

En cuanto a las causas, si bien existen múltiples y diversos factores involucrados, tanto físicos como psíquicos y sociales, cabe destacar que la depresión es la que con mayor frecuencia se relaciona con la conducta suicida, puesto que esta alteración está presente en la mitad de los casos de suicidios consumados. También existe peligro de suicidio en algunas enfermedades psiquiátricas graves, como la esquizofrenia. La drogadicción puede considerarse una conducta autoagresiva y no  es raro que aboque a un suicidio consumado. El padecimiento de enfermedades crónicas, dolorosas e incapacitantes se relaciona con el 20% de los suicidios consumados.

Los factores que se asocian con las crisis suicidas son:

-Ideas y comportamientos suicidas.

-Depresión o sentimiento de desesperanza y sensación de falta de ayuda.

-Ansiedad.

-Estilo de vida solitario.

-Situación de pánico o agitación.

-Comportamiento suicida previo (el 25 % de los individuos que han hecho un intento previo de suicidio finalmente lo consiguen).

-Pérdida reciente de un ser querido.

-Dolor psíquico, estrés intolerable.

-Enfermedad física crónica.

En la vida de los ancianos suelen existir muchos factores de riesgo de suicidio:

-Aislamiento social.

-Problemas económicos.

-Múltiples enfermedades crónicas.

-Depresión.

-Se sienten poco útiles y pasan a adquirir un papel familiar secundario tras la jubilación.

-Miedo a la dependencia de los demás o al ingreso en alguna institución geriátrica.

-Múltiples pérdidas familiares y de amigos.

El número de suicidios entre adolescentes está aumentando en la actualidad. Aproximadamente el 90% de los adolescentes que intentan el suicidio son niñas. El método de elección suele ser una sobredosis por medicamentos. El suicidio es raro en niños menores de 9 años, elevándose bruscamente la incidencia a partir de 14 años.

Los problemas familiares suelen estar presentes en la mayoría de los casos de adolescentes suicidas, aunque este comportamiento también tiene relación con desengaños amorosos, decepciones con amigos, divorcio o separación de los padres, malos tratos físicos o psíquicos, falta de unión familiar, muerte de algún ser querido…

En la mayoría de los casos las actitudes suicidas en adolescentes suelen ser actos impulsivos que buscan la atención o ayuda de los padres u otras personas. Los niños y los adolescentes más jóvenes suelen esconder un deseo de castigar a otros, de inculparlos de su muerte.

El aislamiento social puede ser un factor significativo para distinguir aquellos adolescentes que con mayor probabilidad intentarán el suicidio.

Tratamiento y prevención

Es extremadamente importante valorar el riesgo de suicidio y el grado de letalidad del posible intento.

La principal predicción de un intento de suicidio letal es un intento previo.

También indica letalidad un plan concreto, por lo que conviene averiguar los siguientes puntos:

-¿Tiene el sujeto decidido algún método?

-¿Están los métodos al alcance del individuo?

-¿Ha decidido dónde y cuándo realizar el acto suicida?

Ante la sospecha, pueden hacerse las siguientes preguntas:

-¿Cómo te va la vida?

¿Cómo te sientes?

-¿Desearías abandonarlo todo?

-¿Has pensado alguna vez en dejarlo correr todo?

-¿Has deseado alguna vez estar muerto?

-¿Has pensado alguna vez en poner fin a tu vida?

-¿Cuándo? ¿Cómo?

En caso de sospecharse que el paciente sea un suicida potencial, no debe dejársele solo hasta que disponga del adecuado apoyo y protección.

La depresión se halla presente en cerca del 95% de los intentos de suicidios y debe tratarse urgentemente si se quieren prevenir futuros intentos.

Acerca de PitBox

https://pitbox.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Ciencia y Filosofía, Salud y Medicina y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Envía un comentario. ¡Necesitamos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s