¿Sabías cómo podemos destruir un asteroide?

***

Actualmente sabemos que en el espacio existen más de 7200 asteroides y cometas cuya órbita interfiere con la de nuestro planeta y con los que en algún momento podríamos colisionar. Más de 800 tienen incluso un tamaño suficiente para provocar un auténtico desastre global en caso de impacto.

En muchas películas hemos visto como los norteamericanos son capaces de destruir un asteroide para salvar a la humanidad, y las formas hipotéticas que han lanzado para destruirlos son, paradójicamente, las mismas que utilizaríamos en una película.

FORMAS HIPOTÉTICAS DE DESTRUCCIÓN

  • Explosión nuclear directa. Se conseguiría destrozar el asteroide mediante bombas nucleares, sin miramientos. El problema está en que los fragmentos resultantes de la explosión podrían caer sobre la Tierra, con el peligro de la radiación generada. Sería la última opción aconsejable.
  • Detonación termonuclear cercana. Detonando una bomba cerca del asteroide, se conseguiría que los neutrones de alta velocidad irradiaran una zona con tanta energía que se expandan y exploten, desviando levemente su trayectoria. El inconveniente está en la lentitud del proceso, puesto que se tendría que realizar con décadas de antelación.
  • Sublimación láser. Un conjunto de naves espaciales apuntan rayos láser a la superficie helada del asteroide para derretirlo y generar residuos que cambien poco a poco su órbita. Es difícil ser tan preciso y conseguir tanta energía para derretir a un asteroide, y más sabiendo la velocidad a la que se desplaza (más rápida que la del sonido).
  • Propulsión eléctrica. El plan consiste en aterrizar en el asteroide con una nave espacial para después anclar unas cohetes a la superficie y activarlos para tratar de desviar su rumbo. El problema ya no estaría en la instalación de todos los cohetes en la superficie del asteroide, sino en conseguir que todos los cohetes vayan en la misma dirección, ya que como sabemos, los asteroides suelen rotar sin parar como una peonza descontrolada.
  • Tractor gravitatorio. Cada objeto ejerce un empuje gravitacional. Por ello, simplemente con poner en órbita una gran nave y anclarla con un cable largo al asteroide, su masa, a modo de honda, podría cambiar el momento angular y modificar la trayectoria. Es más factible que otras propuestas, aunque se cuestiona la cantidad de fuerza que tendría que ejercer la nave sobre el asteroide.
  • Veleros al rescate. Consiste en instalar una vela solar en un asteroide, como las que empiezan a tener algunas naves espaciales, que podría atraer las partículas solares y ejercer una resistencia que alteraría el rumbo del asteroide. Conlleva un problema a la hora de instalarlo, puesto que es una instalación muy lenta y compleja.
  • ‘Arte’ espacial. Esta idea consiste en mandar una nave no tripulada a “pintar” un lado del asteroide. Esto cambiaría la presión de la radiación solar. Esta idea se fundamenta en el efecto Yarkovsky (ya hemos hablado en el blog sobre él), descubierto por este ingeniero sobre el año 1900, al observar que la incidencia del Sol en un objeto que rota en el espacio podía modificar su órbita. El inconveniente está en la poca posibilidad de éxito.

Anuncios

Acerca de PitBox

https://pitbox.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en ¿Sabías que...?, Ciencia y Filosofía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Envía un comentario. ¡Necesitamos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s