España en la Restauración (1875-1931)

***

El término «restauración» consiste en volver a traer algo del pasado al presente. En España, llamamos la Restauración (periodo comprendido entre 1875 y 1931), al marco histórico en el que se restauró la monarquía de los Borbones, y  que corresponde al reinado de Alfonso XII (1875-1885)  y su esposa  Mª Cristina (1885-1902).

Este periodo se caracteriza por el sistema político ideado por Cánovas del Castillo, basado en la alternancia del poder de los dos partidos. En esta época se produjo el desastre del 98, donde perdimos las colonias de ultramar. Esto  ocurre en un momento en el que las potencias estaban en plena época de colonización, lo que supuso la II Revolución Industrial.

Tras la inestabilidad política que supuso el Sexenio 1868-1874, al final se restaura la monarquía. En 1874 la República ya estaba prácticamente acabada cuando estaba al mando Serrano. En este contexto, Cánovas estaba preparando el camino para la Restauración de la monarquía, por lo que Alfonso XII, aconsejado por Cánovas, firmó el manifiesto de Sandhurst el 1 de diciembre de 1874 en el que se asegura que gobernará, si se le llama, de forma liberal y con el apoyo de las Cortes.

Durante el Sexenio, Cánovas había estado preparando el regreso de la monarquía, pero por la vía constitucional sin recurrir a un pronunciamiento militar. Sin embargo los planes se ven truncados por el general Martínez Campos, que provocó un levantamiento. La primera acción política del rey fue ofrecer una amplia amnistía a los carlistas en el que proponía olvidarse del pasado y adherirse a la  monarquía constitucional que él representaba. El conflicto carlista se resolvió en  marzo de 1876, fecha en la que Carlos VII es vencido y se va con sus tropas a Francia.

El sistema político de la Restauración, implantado tras la vuelta de Alfonso XII por Cánovas del Castillo, debía cumplir una serie de objetivos: asentar la monarquía como forma de estado fuera de toda discusión y que la constitución debía contener una filosofía  política ecléctica.

El funcionamiento del sistema de Cánovas se basaba en la existencia de unos partidos de talante liberal que aceptaran las reglas establecidas en la constitución. Lo ideal es que hubiese dos grandes partidos: uno conservador (el suyo) y otro liberal (el de Sagasta), según el modelo del bipartidismo británico admirado por Cánovas. Ambos debían aceptar turnarse cediendo el poder cuando perdiesen la confianza del rey  y del parlamento.

Cánovas del Castillo lideró el Partido Liberal Conservador, conocido después como el Partido Conservador (Partido Moderado + Unión Liberal + un sector del Partido Progresista), que tuvo también la adhesión de la Iglesia.

Sagasta fue líder del Partido Liberal Fusionista, llamado  después Partido Liberal (Progresistas + Republicanos + Demócratas), los republicanos acabaron aceptando la monarquía.

Así durante el último cuarto de siglo se alternan ambos poderes (metemos el documento del cuadro y lo explicamos). Como vemos en el cuadro las elecciones de 1876 […] se elabora la Constitución de 1876, la cual estaba pensada para que, alternándose, gobernaran los dos partidos. Los principales objetivos de esta Constitución  son  la soberanía compartida; el  poder  legislativo corresponde a las Cortes y al rey; las Cortes son bicamerales (con una cámara alta compuesta por tres tipos de senadores: por derecho propio, por designación real, y elegidos por los mayores contribuyentes;  el poder ejecutivo reside en los ministros; el poder judicial queda reforzado  en su independencia; la declaración de derechos es amplia; los Ayuntamientos y diputaciones quedan bajo control del gobierno; y finalmente, la cuestión religiosa fue, una vez más, polémica.

Como puede observarse, la Constitución era de carácter conservador, aunque se intentaba  establecer un acuerdo entre los grupos políticos tanto liberales como conservadores.

Tras la Constitución de 1876 comienzan las manipulaciones electorales y el caciquismo. El sistema funcionaba de la siguiente manera: cuando un partido  se siente incapaz de continuar en el poder, en este caso Cánovas o Sagasta, éste presenta la dimisión y el monarca, que entraba dentro de este juego, encarga de formar gobierno al jefe del partido contrario, pero claro, no se puede gobernar con unas Cortes en las cuales la oposición cuenta con mayoría. Entonces, el nuevo gobierno obtiene del rey el decreto de disolución del parlamento, y se convocan unas nuevas elecciones. Esto es posible puesto que hay un acuerdo entre los partidos políticos y porque existe una extensa red de caciques (son personas con mucha influencia que actúan como intermediarios entre el poder central y las localidades, provincias y comarcas). Los caciques tienen mucha influencia en la localidad. Son los verdaderos artífices del fraude electoral con el apoyo de otros poderes locales como la Guardia Civil, la Iglesia e incluso los maestros, ya que todos de una forma u otra depende del cacique.

Estas personas se encargaban de recopilar los votos y amañar las elecciones para que saliera el correspondiente diputado. Este fraude lectoral se conoce como el pucherazo, en el cual se consigue el objetivo de sacar el candidato oficial. Manipular las elecciones en esa época era bastante sencillo. Los métodos que seguían los caciques para manipular las elecciones son: la amenaza pacifica o violenta en la consecución de trabajos, la obtención de retrasos en el pago de las contribuciones, personas disfrazadas que votasen con el nombre de un individuo ya fallecido, contar más votos de los realmente emitidos (pucherazo), etc.

Mientras estuvo vigente el sufragio censitario, los arreglos fueron más fáciles (mediante la persuasión o el diálogo), pero cuando Sagasta hizo proclamar el sufragio universal en 1890, el volumen de las influencias, de las presiones o de las falsificaciones se hizo mucho mayor.

En cualquier caso, a través de las obras literarias e históricas de la época podemos hacernos eco de dichas prácticas y de la serie de críticas que algunos intelectuales como Valentín Almirall y Joaquín Costa realizaron.

Pero el sistema sigue cambiándose cuando cada partido obtiene el poder. Las medidas más importantes de los conservadores fueron:

Las reformas administrativas, como la abolición de los fueros vascos; el establecimiento de la censura previa de prensa; y, en cuanto al sufragio, en la ley electoral de 1878 se estableció un sufragio censitario muy restrictivo; no hay libertad de reunión ni asociación, los sindicatos y asociaciones obreras actuaban bajo clandestinidad.

Por otro lado  las medidas más importantes de los liberales fueron: ampliar los derechos, la libertad de asociación, el sufragio universal, el derecho a la reunión, libertad de cátedra, favorecer el desarrollo educativo, etc. En general su política es más permisiva que la de los conservadores.

Finalmente Alfonso XII murió en 1885, haciéndose cargo de la Regencia Mª Cristina, embarazada del futuro Alfonso XIII, que no comenzará a reinar hasta 1902.

_______________________

Como conclusión podemos decir que este sistema, ideado por Cánovas del Castillo, ha funcionado hasta finales del siglo XIX. Por otro lado, en este periodo se ha elaborado la Constitución más duradera y estable en España. Todo esto gracias a la estabilidad artificial del sistema político, que se conseguía mediante la manipulación electoral.

Este sistema empieza a entrar en crisis a partir de la Guerra de Cuba. Se empieza a cuestionar el sistema político; en este contexto se hacen muchas críticas al sistema electoral (sobre las manipulaciones). Hay otro aspecto que también influye en esta crisis, los líderes fuertes de los partidos mueren: Cánovas muere asesinado en 1897 y Sagasta fallece en 1903. Los nuevos líderes de los partidos no consiguen cohesionar con los partidos. Existen otros partidos como los republicanos (con sufragio universal).

El movimiento obrero sigue desarrollándose y, en España,  el anarquismo sigue su curso y tiene bastante peso debido a los atentados terroristas. Se crean asociaciones políticas.

El problema de este sistema es que da de lado a otras ideologías que a su vez van teniendo más peso en la sociedad, y empiezan a organizarse y a presentar problemas debido a la presión que ejercen.

También se están formando otros partidos que no han conseguido llegar al poder que son: los socialistas, el país vasco y también a su vez los regeneracionistas (quienes defendían una reorganización política, la limpieza del sistema electoral, la reforma educativa, etc. En general una actuación encaminada al bien común y no al beneficio de los intereses políticos de la oligarquía.).

Acerca de PitBox

http://pitbox.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en Historia y Geografía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Envía un comentario. ¡Necesitamos tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s